ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

Lo que tendría que haber en todos lados

Creo que a nadie se le escapa ya que el domingo los franceses eligen presidente de la República. Incluso algunos habrán oído que el miércoles hubo un debate televisado de los dos candidatos. Acabo de recibir un SMS reclamándome un post sobre el tema de las elecciones al otro lado de los Pirineos.

Ahí va.

La primera vuelta

Algunas cifras sobre la primera vuelta :

- 12 candidatos (3 extrema-izquierda, 1 agricultor-ecologista, 1 verde, 1 comunista, 1 socialista, 1 centro, 1 derecha, 1 por la tradición en el campo(¿?), 2 extrema derecha): 4 mujeres, 8 hombres

- Los partidos “no-mayoritarios” obtuvieron un 50% de los votos (el centro obtuvo el 18%, tres veces más que en las últimas elecciones)

Como creo que todo el mundo sabe, pasaron a la segunda vuelta el partido socialista (Segoléne Royal) y el partido de la derecha (Nicolas Sarkozy). Como los llaman aquí, Ségo y Sarko.

En un análisis rápido vemos que la segunda vuelta se jugará con la elección del electorado de centro.

El debate

Más cifras :

- 6 cadenas de televisión retransmitiéndolo en directo (20 millones de telespectadores)

- Muchas más haciéndolo por Internet

- Traducciones simultaneas en Alemán y en Inglés (y creo que en español también)

- 2h38 minutos de debate

En el debate se discutieron las diferentes formas que proponen los candidatos para hacer frente a los problemas de Francia.

En mi opinión, Sarko aguantó mejor el tipo. Hizo frente con tranquilidad el mal genio y la fuerza que Ségo intentaba aparentar.

También tuve la impresión de que Sarko conoce mejor los problemas de Francia y quiere solucionarlos. Eso si, a nadie se le escapa su peligrosa ambición por ser presidente, razón por la cual la izquierda le ha convertido en casi un “demonio”.

CONCLUSIÓN

Francia puede ser el ejemplo de muchas cosas, tanto de lo que se debe hacer como de lo que no. Un estado (excesivamente) social le ha llevado a tener una deuda interna impresionante y a unos impuestos excesivos. Esto y la seguridad ciudadana, es lo que más preocupa a los franceses. Gane quien gane tendrá que hacer frente a estos problemas.
Pero independientemente de quién gane y de las formas de afrontar los problemas, está claro lo que tendría que haber en todos lados: debate de ideas.
JMML.