ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

La otra cara del deporte: "Los médicos alertan de que crece la artrosis a edad temprana por un ejercicio inadecuado"

El deterioro es crónico y crece, de ahí el problema de los casos precoces, dice Pere Barceló. Nuevos tipos de fármacos ya evitan que el 40% de los afectados por artritis reumatoide deban pasar por el quirófano. En las consultas aumentan los pacientes en los que el deterioro articular, un mal crónico, no obedece a la edad sino a prácticas deportivas incorrectas o abusivas

Los médicos ven cada día más casos de artrosis o preartrosis; pero un aspecto que les inquieta es que la patología se está convirtiendo en común en adultos jóvenes, en torno a los 40 años, en los que el deterioro de las articulaciones (del cartílago) no obedece a la edad; lo atribuyen a una mala práctica deportiva. Los especialistas recuerdan la importancia de prevenir este daño, pues la artrosis es una patología crónica y, por ahora, tiene pocas opciones de tratamiento eficaz más allá de la cirugía.

"Lo que más vemos en las consultas es artrosis y, cada día más, deterioro articular a edad más temprana de lo que es normal, causados por una incorrecta práctica deportiva", afirma Pere Barceló, jefe de reumatología del hospital Vall d´Hebron de Barcelona. "El problema no es hacer deporte, sino abusar o hacerlo mal. Hacer ejercicio es bueno, se recomienda a todos, incluso para reducir el impacto de estas patologías musculoesqueléticas crónicas, pero debe ser un ejercicio adecuado", precisa Juan García Nieto, especialista en medicina deportiva de centro médico Teknon. Sin embargo, lo usual es que rodillas, caderas, columna... se duelan del sobreesfuerzo, porque se practica ejercicio en una intensidad más allá de lo aconsejable o se empieza a hacer deporte de repente cuando entra el pánico de la edad madura o se gana peso.

La artrosis ya es una epidemia en nuestra sociedad. "El problema de ver fenómenos degenerativos a edad temprana es que esta patología es crónica, durará años e irá a peor", subraya Barceló. Pese a que se confunden, la artrosis y la artritis, lo que vulgarmente se llama dolor o reuma, son dolencias distintas. Eso sí, ambas pueden ser incapacitantes, por el dolor y porque limitan el movimiento, y son crónicas. En la artrosis, tendría mayor influencia el estilo de vida (dieta, tabaquismo, ejercicio), señala Barceló. Los casos de ambas patologías -y otras del aparato locomotor como osteoporosis -se multiplican porque van ligadas a la vejez, y al vivir más años y dado el envejecimiento de la población, aumenta el número de afectados.

Cuando estas dolencias se agravan, se suelen tratar mediante cirugía, con la colocación de prótesis. Barceló explica que en artritis reumatoide se ha logrado que en torno al 40% de los afectados no deban pasar por el quirófano para colocarse una prótesis, gracias a nuevos fármacos, como los antiTNF (de tumoral necrosis factor) u otros que actúan en el mecanismo biológico evitando o retrasando la inflamación de la articulación (lo que causa artritis). Barceló apunta que esta última generación de medicamentos, al cambiar el curso de la patología, marca un hito como hace más de medio siglo hizo, por ejemplo, la cortisona. "A los pacientes con artritis que diagnosticamos ahora ya no los veremos con dos, hasta cuatro prótesis, o teniendo que sustituirlas", dice. En 15 años, cree que la mayoría no necesitarán cirugía.

El reto está en lograr también terapias para la artrosis que frenen la degeneración articular y el paso por el quirófano (sea por el deterioro o por las fracturas óseas), reconoce el reumatólogo. Aquí, los tratamientos disponibles van encaminados casi en exclusiva a reducir el dolor. Barceló atribuye la falta de terapias que frenen la artrosis a que en su causa inciden múltiples factores, pero es optimista y cree que se acabarán logrando en cinco o seis años.También cree que puede ser positivo frenar la expansión de la artrosis con un cambio de estilo de vida (dieta sana, menos tabaquismo), pese al aumento de casos precoces por otras tendencias como esa práctica inadecuada de deporte. El médico apunta que en artritis o artrosis, los tratamientos actuales, aunque resultan caros, como en todas las patologías crónicas, aportan una mejora de la calidad de vida a los afectados.

Unos 17.000 reumatólogos debatirán desde mañana en Barcelona los avances en las patologías del aparato locomotor, en el congreso de la Liga Europea de Reumatología (Eular). Como aperitivo del congreso, Barceló dirige un curso de diagnóstico y seguimiento por la imagen (radiografías, resonancias...) de las enfermedades reumáticas -con la presencia de uno de los padres de la disciplina, Donald Resnick-. Los reumatólogos reivindican su especialidad pues se lamentan de que a menudo no se la conoce y se recurre a otros especialistas, como el traumatólogo. Las enfermedades del aparato locomotor figuran hoy entre las causas más comunes de consulta al médico. De ahí que otra reivindicación de los reumatólogos sea una mayor relación con los centros de atención primaria, adonde acude primero el paciente.

fuente: lavanguardia.es