ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

...Más rápido que Gebreselassie...
BERLÍN SUGIERE QUE DEVUELVA LA MEDALLA
El falso maratoniano no se disculpa
La trampa del político mexicano Madrazo en el maratón de Berlín, broma nacional
En México se dice que es mejor pedir perdón que pedir permiso, pero hasta ahora el político mexicano Roberto Madrazo no ha dado muestras de arrepentimiento después de 'arrebatarle' una medalla al maratón de Berlín. Los organizadores le sugieron devolverla. "Los hechos son los hechos, es muy fácil. Él pasó por la meta, algo que no debería haber hecho si de verdad quería sólo recoger sus cosas porque había muchos otros caminos para hacerlo", dijo el director del maratón, Mark Milde.

Milde no acepta la excusa de Madrazo, de 55 años, de que sólo atravesó la línea para retirar su ropa y buscar la medalla de participación que, según él, se le entrega a todos los corredores, a pesar de que tomó un atajo y abandonó el maratón al kilómetro 21. Aunque Milde dijo que esa presea sólo pueden recibirla los que completan los 42,195 kilómetros, Madrazo, que estaba lesionado, dijo en una carta a la comunidad deportiva difundida el miércoles en México que "sólo quien ignora cómo se desarrollan estas competencias puede llamarle trampa a una práctica habitual en ellas".

En las tertulias políticas y deportivas de México se hacen múltiples interpretaciones jocosas sobre la motivación que pudo haber tenido Madrazo para simular un triunfo en su categoría (varones de 55 a 59 años). Porque Madrazo no llegó a la meta con cara de resignación. Se lo ve arribar jubiloso y con los brazos en alto, enfundado en pantalón largo y abrigo, sin muestras de agotamiento, cuando los demás competidores estaban sudando la gota gorda en pantaloncillos y camiseta sin mangas.
Ya se sabía que la política en México era tramposa, pero hasta ahora se desconocía la modalidad de hacerse el listo para ganar maratones. La 'hazaña' de Berlín ya empezó a generar bromas. En el Club Ten de la capital mexicana, donde corredores aficionados se estuvieron preparando para el maratón de Chicago, se percibía cierta pena porque, después de cuatro horas de competencia, los organizadores suspendieron la cita por las altas temperaturas. "Si al menos hubieras cruzado la meta levantando los brazos como Madrazo", le dijo el jueves una mujer a otra, mientras esperaba para pagar su cuota.
Madrazo es una figura importante en la política mexicana, aunque empieza a quedar fuera del circuito. Fue gobernador del estado de Tabasco en 1994, presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y candidato presidencial en las elecciones de 2006, donde llegó tercero, esta vez sí, sudando mucho. La explicación de las verdaderas razones del embuste podría estar en la propia carta de Madrazo. El ex dirigente priísta dijo que el objetivo del escándalo es "restarle credibilidad y apoyos" a un proyecto social que tiene en marcha, denominado "Marathon: una fundación para la competitividad". Todavía no se conoce en qué consiste el proyecto. Sin embargo, está claro que, cuando se quiere promover una fundación con ese nombre, es mejor ganar maratones que perderlos.
Madrazo ya utilizó su imagen de deportista en la campaña presidencial del año pasado. En uno de sus promocionales aparecía trotando con ropa deportiva al amanecer, mientras se escuchaban sus pensamientos sobre México, con voz en 'off'. Al final, Madrazo levanta los dos brazos, victorioso... como en el maratón de Berlín.
fuente: elmundo.es