ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

HASTA QUE LA GORDA CANTE
A cuatro meses del Tour, no Contador ni su equipo pierden la esperanza de correrlo

A finales de octubre, en París, ebrio de emoción tras contemplar abrazos múltiples y sinceros entre la ministra francesa de Deportes, el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI) y el de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) tras el acuerdo que ponía en marcha el pasaporte biológico, el arma definitiva contra el dopaje, Patrice Clerc, presidente de ASO, la empresa organizadora del Tour, declaró que el ciclismo ya estaba preparado para su kilómetro cero, que ya se podía cerrar el capítulo de la Operación Puerto. Los efectos embriagadores del triple abrazo duraron lo justo. Aunque el pasaporte biológico está en marcha, en la guerra contra la UCI Clerc blande de nuevo la lucha contra el dopaje.
La semana pasada el mismo Tour que propugnaba el kilómetro cero anunció el veto al Astana de Alberto Contador por el pasado tormentoso de otras formaciones con el mismo nombre que la dirigida este año por Johan Bruyneel. Ayer, presionado por los equipos restantes, el organizador del Tour de California prohibió al Rock & Republic que alineara a Tyler Hamilton, Santiago Botero y Óscar Sevilla, porque, según la UCI, están implicados en la Operación Puerto.

Más de un mes antes de anunciar su veto los dirigentes del Tour lanzaron la idea de que si bien el Astana no era bienvenido, contra Contador no tenían nada, que creían que el futuro del ciclismo pasaba por el chico de Pinto, de 25 años. "Ya me invitaban a cambiar de equipo", explicó Contador, que teme una campaña de opinión para que fiche por otro equipo para que pueda defender en la carretera su victoria en el Tour 2007. "Pero yo no quiero ni pensarlo. No puedo dejar tirado al equipo".

"Esto no es el fútbol", dice Bruyneel cuando se le pregunta si ya ha recibido ofertas para fichar a Contador. "No sé si los que piensan en él esperarán hasta las vísperas del Tour, cuando podrían intentar llevárselo por poco dinero, pero siempre hay que recordar que el Astana está construido alrededor de sus necesidades para ganar el Tour".

Así que si Contador corre el Tour lo hará con el equipo de Bruyneel. Y aunque en el Astana nadie abra el pico, y consideren muy complicado que el Tour cambie de opinión en los más de cuatro meses que aún quedan para su comienzo, tampoco descartan la posibilidad de que allí estarán con todo el equipo. "It's not over until the fat lady sings", (esto no acaba hasta que la gorda cante), suelta, enigmático, en inglés, Bruyneel, un dicho muy dicho en los ambientes deportivos de Estados Unidos.

Pero no es el equipo el único interesado en que Contador corra el Tour. Algunos aficionados ya se han movilizado, y bajo una frase de José Saramago -"Hoy por hoy existen dos superpotencias en el mundo. Una es Estados Unidos. La otra eres tú, la Opinión Pública"- han creado www.contadoraltour.com, una página web que recoge firmas para forzar al Tour.

Y también desde el Consejo Superior de Deportes -donde no quieren recordar cómo ayudaron al Tour en 2006 enviando por fax un informe rápidamente elaborado por la Guardia Civil que limpió la carrera de los implicados en la Operación Puerto-, y desde la federación española -donde, sin embargo, el margen de maniobra es menor, ya que esperan que más temprano que más tarde se inicien otros incendios con la vista ante el TAS del caso Valverde y con el caso Mayo, que sigue latente, aparte de que pueda convertirse en un aliado natural del Tour mediante su alianza con la federación francesa para revivir la UEFA del ciclismo- también se contemplan negociaciones. Por ahora piden paciencia, pero desde TVE le recuerdan al Tour que este año termina el contrato de transmisión y que si no participa Contador, el equipo de 23 personas previsto para cubrirlo, se quedará en tres. Todos cuentan con el trabajo que como intermediario pueda hacer Víctor Cordero, el director de la Vuelta, muy respetado en las oficinas del Tour en París.

Cumplida una sanción por dopaje, el atleta británico Dwain Chambers ha logrado que su federación lo seleccione para el Mundial de pista cubierta en Valencia. "No queríamos pero no nos queda más remedio", dicen en la federación, que, de todas maneras no le pagará el hotel ni le dejará usar los servicios médicos como a los demás.

fuente: Carlos Arribas (elpais.com)