ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

DOS ENORMES DEPORTISTAS


Esteve presentó su bestia para el desierto
El ilerdense afronta con un SsangYong Kyron su primera temporada en las cuatro ruedas, que culminará en el Dakar 2009 de América del Sur

por Manuel Franco (diario AS)

Vestido con un traje amarillo de piloto, la sonrisa de Isidre Esteve es más luminosa, se ensancha hasta viajar más allá de los límites. Es lo que ha conseguido este héroe que sólo pretende ser una persona normal, siendo extraordinario. Es lo que distingue a los más grandes, a los que son capaces de hazañas increíbles. Isidre, catalán de Oliana de 34 años, nunca pensó en disputar el Dakar en coche. Cuando entre la arena de Mauritania se le preguntaba por esa posibilidad, miraba de reojo y hacía uno de esos gestos que hablan de incredulidad. Pero ahora la vida le ha llevado por ese camino. A Esteve le gusta la aventura, le apasiona el Dakar y añora la competición. Después de que una piedra le clavara un puñal en la espalda, la vida fue otra. Y ahora, al fin, han regresado las sonrisas. Esteve presentó ayer su equipo en el Salón del Automóvil de Madrid y, sobre todo, su coche para la próxima edición del Dakar en América del Sur.

"Al final, pese a todo, no habremos faltado a ninguna edición de la prueba desde hace mas de diez años", explicaba el piloto. El coche es un SsangYong Kyron de más de 240 caballos preparado por Tot Curses especialmente para los raids, una auténtica bestia del desierto. Será el próximo 15 de junio cuando, junto a su copiloto Eric Auge, que ayer también era un hombre feliz, hagan las primeras jornadas de ensayos con esta máquina que tiene un aspecto realmente impresionante. Esteve agradeció el apoyo de todos los que le han ayudado y afronta con ilusión y confianza esta nueva etapa: "Ahora hay que centrarse en aprender, pero en el primer contacto que tuve con un aparato impulsado por motor me di cuenta de que mantengo las sensaciones, y espero aplicar todo lo aprendido en las motos ahora en las cuatro ruedas. La silla de ruedas no tiene que ser impedimento porque hay pilotos en mi situación que van muy deprisa". Isidre tiene previsto un programa con algunos rallys del campeonato de España de rallys TT y espera poder participar en alguna prueba del Mundial de raids para acabar en el Dakar de 2009 la primera de las tres temporadas que tiene firmadas en este nuevo proyecto.

Iñaki Ochoa se apaga en el Annapurna
Un equipo de rescate salió en busca de montañero español atrapado en el Himalaya

por Oscar Gogorza (diario El País)


Cinco días de esfuerzos indescriptibles no han servido para salvar la vida del alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, que ha fallecido esta mañana a las 08.45 (12.30 en Nepal) en la tienda del campo 4 de la cara sur del Annapurna. Iñaki no ha muerto solo: junto a él, y desde ayer, seguía el suizo Ueli Steck hidratándole y medicándole de acuerdo a los consejos de un equipo médico reunido en Pamplona por Koldo Aldaz, Jorge Nagore y Cristina Orofino, íntimos del himalayista navarro y auténticos responsables del despliegue técnico y humano puesto en marcha desde el lunes para socorrerle. A primera hora de la mañana, sólo había sitio para la esperanza en Pamplona: el kazajo Dennis Urubko había dejado el campo 3 con oxígeno embotellado en su mochila, un medio para mantener a Iñaki unas horas más con vida. Por debajo, en el campo 2, un médico polaco esperaba con una cámara hiperbárica e, incluso el ruso Sergei Bolotov, aquejado de un edema pulmonar se había negado a descender hasta el campo base y había vuelto sobre sus pasos hasta alcanzar el campo 3. Todo por Iñaki.

En un gesto de profundo conocimiento de lo que implica permanecer en una montaña de estas características, la familia del alpinista navarro ha solicitado a las 14 personas involucradas en el rescate que desciendan cuanto antes, máxime cuando el tiempo ha empeorado bruscamente. Sólo Urubko prestará ayuda al suizo Steck mientras la familia aplaza cualquier decisión sobre el cuerpo de Iñaki Ochoa. Iñaki, atrapado a 7.400 metros desde el lunes, ha vivido las últimas 48 horas contra el reloj: el cuerpo humano se 'come' a sí mismo a esa altura, se degrada sin remedio. Lo sabía bien Iñaki, lo sabía su familia, los médicos y los alpinistas que han corrido montaña arriba para evitar éste desenlace. Se va uno de los himalayistas más carismáticos y comprometidos del momento. Queda una enorme lección de solidaridad.

Ayudas en vano

Ochoa de Olza, quien había renunciado a la cima por unas congelaciones en sus dos manos, sufrió el pasado día 19 un ataque que le dejó prácticamente inconsciente, un estado en el que ha permanecido durante estos días a 7.400 metros de altitud junto con su compañero rumano Horia Colibasanu. Allí permanecieron solos y sin medicación hasta que ayer llegó el primero de los alpinistas movilizados para su rescate, el montañero suizo Ueli Steck, quien le prestó asistencia médica siguiendo las instrucciones que le transmitía por radio un equipo médico. En ese momento, Colibasanu, quien también sufría problemas de salud, emprendió el descenso. La llegada de Steck hizo que los allegados al montañeros no perdieran la esperanza de que éste pudiese recuperarse, lo que finalmente no ha sido posible. Además se da la casualidad de que hoy había salido un segundo helicóptero en busca del montañero, la última de las gestiones que habían realizado y que, según han lamentado, "ha llegado demasiado tarde".

Ahora, según han apuntado dichas fuentes, lo importante es ayudar a bajar de la montaña, donde hace muy mal tiempo, a quienes han ido a ayudarle y que "han dado mucho más de lo que nadie está dispuesto a dar por él". Ochoa de Olza era un montañero experimentado con treinta expediciones al Himalaya y 15 ochomiles en su haber, según se indica en su página web, en la que se destaca que fue el primer español en escalar un ochomil en 24 horas y poseía el récord español de ascenso en el Aconcagua (5 horas y 45 minutos) hasta el año 2004.

El rescate, en camino

Un helicóptero de rescate había salido en busca del montañero español Ignacio Ochoa de Olza, que permanecía en estado de seminconsciencia a 7.400 metros de altura en el monte Annapurna, en el Himalaya nepalí. "Un segundo helicóptero partió hacia la montaña esta mañana", ha contado Nima Nuru Serpa, de la agencia de expediciones de montaña Cho-Oyu Trekking.Ochoa, de 41 años, que formaba parte de una expedición internacional de 11 miembros entre la que se encuentran ciudadanos rusos, rumanos y estadounidenses, permanece atrapado desde el miércoles en el campamento base del monte Annapurna (8.091 metros). "Un escalador rumano de la misma expedición estuvo con él hasta ayer y ahora está con un montañero suizo", ha añadido Sherpa, quien ha precisado que ese último alpinista ha estado atendiendo al español siguiendo las instrucciones de un médico a través de internet.La información que ha aportado Sherpa antes del fallecimiento era que Ochoa se encontraba "muy débil". El pasado miércoles, un helicóptero salió en búsqueda del escalador español, pero no logró aterrizar en el campamento base a causa de las inclemencias meteorológicas.

SIN DUDA, DOS EJEMPLOS DE LOS VALORES QUE REPRESENTA EL DEPORTE