ENTRENADOR PERSONAL
ruta & carreras de montaña

BOLT, UN COHETE
El altleta jamaicano bate el récord del mundo de los 100 metros en poder de Powell y lo deja en 9.72 segundos

por Robert Alvarez (El País)

Udo Bolt es el nuevo fenómeno de la velocidad. Con sólo 21 años y contra pronóstico dejó en 9.72 segundos el nuevo récord del mundo en el mitin celebrado en el Icahn Stadium de Nueva York. Rebajó dos centésimas los 9.74 que había marcado su compatriota Asafa Powell el pasado mes de septiembre en Rieti (Italia). Bolt batió en el Icahn Stadium al campeón del mundo de los 100 y de los 200 el año pasado en Osaka, el estadounidense Tyson Gay que corrió en 9.85 segundos y al también estadounidense Davis Patton, con 10.07. El pulso entre Powell, Bolt y Gay se anuncia de máxima intensidad en los próximos Juegos Olímpicos.

"Por fin he logrado lo que perseguía. He realizado una gran salida, un aspecto en el que he trabajado a fondo"
, declaró Bolt tras su sensacional carrera, disputada con un viento favorable de 1,7 metros por segundo y después de que la reunión se viera perturbada en dos ocasiones por la lluvia. El pasado 3 de mayo Bolt ya realizó toda una declaración de principios al correr los cien metros, en una reunión celebrada en Jamaica, en 9.76 segundos, sólo a dos centésimas del récord de Powell.
Considerado como un especialista de los 200 metros, Bolt logró parar el crono en 19.75 segundos en esta distancia en la que ya fue medalla de plata en los Mundials por detrás de Gay, con el que está previsto que se enfrente de nuevo el próximo 25 de julio en Londres. Bolt que mide 1,96 metros y pesa 86 kilos se beneficia de su tremenda potencia y de su enorme zancada pero ha tenido que trabajar intensamente en la salida para rebajar al máximo el tiempo de reacción de su colosal musculatura en la salida. Con su proeza, Bolt confirmó las expectativas de aquellos que le presentan como el anti-Asafa Powell. Es un niño prodigio que a los 17 años ya había corrido por debajo los 200 metros por debajo de los 20 segundos. Trabaja como un condenado, viaja con su mamá a los campeonatos y sigue al pie de la letra las consignas de su entrenador, Glen Mills. Empieza a recoger los frutos de su esfuerzo con la puesta mirada en el próximo mes de agosto: Cumplirá 22 años y se lo jugará todo por ganar el oro olímpico en los 100 y en los 200 metros.